miércoles, febrero 01, 2017

¡Feliz, Fértil y Festivo Febrero, Féminas, Feisbukeros y Fervorosos Feligreses!



¡FELIZ FEBRERO CON FE!

¡Feliz Febrero, Fernando,
Fedra, Fermín, Mari Fe,
Felisa, y a todo el que
me lea o me esté escuchando!
¡Febrero ya está empezando
puesto que Enero se fue!
Por ello se le desea
a quien me escuche o me lea:
¡Feliz Febrero con Fe!

Jesús María Bustelo Acevedo

sábado, enero 14, 2017

¡Testimonio de préstamo especial!



¡TESTIMONIO DE PRÉSTAMO ESPECIAL!

¡Testimonio de préstamo especial!
Vengo con la Abundancia que, ¡din don!,
te dejará repleto el corazón
de un tesoro feliz y celestial...
¡Esto es un dineral!

Te prestaré millones de latidos
para que, caminante por el mundo,
compartas el milagro más fecundo,
que son bienes eternos compartidos,
no vísceras de un cuerpo moribundo.

No permitas que el falso prestamista
seduzca tu ambición con ese feo,
vano, mundano y torpe mercadeo,
efímero, mortal, materialista...
de carencia y deseo,
de desidia y querencia derrotista.

Al pobre que sucumba
lo llevará a la tumba,
pero no cuando muera,
mas cuando lo fugaz lo sedujera
del oropel en su ambición tarumba.

Mi préstamo feliz es, simplemente,
el eterno regalo de la Vida,
que si es en plenitud reconocida
se le es devuelta a Dios eternamente.

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Hacemos una pequeña pausa para la publicidad!



¡HACEMOS UNA PEQUEÑA PAUSA PARA LA PUBLICIDAD!

Vamos a hacer una pausa
para la publicidad,
y es, obviamente, su causa
la financiabilidad.

Quiere cierta compañía
que le componga unos versos,
y así promocionaría
sus artículos diversos.

La tal empresa en cuestión,
no sé si me lo adivinas,
hace campañas divinas
que brotan del corazón.

Velos es lo que no vende
para ocultar la Verdad,
porque ella misma se extiende
en completa gratuidad.

Ni vendas vende, esas vendas
que te ocultan la visión;
sí vendas de sanación
donde precises enmiendas.

En cambio tiene, en verdad,
disponible a quien la pida
el regalo de la Vida
y el don de la Libertad.

Así que pido perdón
por este dichoso anuncio,
¡pero es que yo no renuncio
nunca a mi financiación!

Jesús María Bustelo Acevedo

viernes, enero 13, 2017

Un Año de Milagros



UN AÑO DE MILAGROS

Entrego mis cargas y miedos a Dios,
pues no necesito llevar a mi día
las cargas pasadas que vienen en pos
y eclipsan del todo mi eterna alegría.

Aquello que elevo al altar de mi mente,
transforma en sagrado milagro mi vida,
que está bendecida
permanentemente.

Es Dios quien da luz a mi pensamiento,
quien guía mis manos, mis pies y mi voz;
si el miedo aparece, en mí no halla asiento,
porque se disipa al completo ante Dios.

Por eso el pasado equipaje no cargo,
que en Dios me descargo y en Dios me ilumino,
y cuando el camino
me parece largo,
en Dios me recargo
y a Dios me encamino.

Jesús María Bustelo Acevedo