martes, julio 14, 2015

Estoy en la Gracia de Dios



ESTOY EN LA GRACIA DE DIOS

Agraciado estoy en Dios,
perennemente en la Gracia
de la Verdad de la Vida,
que es la Verdad de mi Alma.

No cometo error alguno,
puesto que el error no alcanza
a quien abraza la vida
como la vida lo abraza.

Y aunque en nuestras percepciones
no se expresen nuestras almas,
estoy, por Amor de Dios,
eternamente en Su Gracia.

Jesús María Bustelo Acevedo

domingo, julio 12, 2015

¿Qué es el Perdón?



¿QUÉ ES EL PERDÓN?

Perdón no es debilidad,
sino la llave feroz
de la paz, que da la voz
del amor y la verdad,
la de la Divinidad
que perenne nos da vida...
Perdón ni es causa perdida
ni es la mundana moneda
que el César siempre se queda...
¡Es la Tierra Prometida!

Jesús María Bustelo Acevedo

lunes, julio 06, 2015

Todos somos peregrinos



TODOS SOMOS PEREGRINOS

Todos somos peregrinos
del mundo y sus entresijos,
y somos de Dios los hijos
y padres de los caminos
que forjamos al marchar
en cada paso gigante,
como Dios, Amor y Amante,
que sólo sabe crear...
¡No hay camino, caminante,
se hace camino al andar!

Jesús María Bustelo Acevedo

miércoles, junio 03, 2015

¿Qué pasa en el cerebro de un asesino?



¿Qué pasa en el cerebro de un asesino? Pienso que atentar contra la vida es consecuencia de la pérdida de sensibilidad. Al volvernos insensibles, podemos atentar contra toda forma de vida con total indiferencia: insectos, plantas, peces, toros, etc... La insensibilidad no tiene límites, así que también se nos puede "educar" para matar a nuestros semejantes con esa misma indiferencia. Los medios de comunicación se centran en el crimen común y eso hace que normalmente hablemos del asesino suburbial, el psicópata insociable, el fanático terrorista y tipos parecidos, pero en realidad los criminales comunes no han matado nunca tanto como lo ha hecho, por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial (50 millones de personas), la Inquisición, los genocidios perpetrados por Estados o mega-religiones, la pena de muerte vigente en muchos países (por ejemplo, en China -ese gran "aliado" de Occidente-, donde se sospecha que millones de presos de la secta Falun Gong podrían estar perdiendo la vida), etc... Volviendo a la falta de sensibilidad, otro ardid efectivo, por desgracia, es relacionar sensibilidad con debilidad (lo mismo se hace con los conceptos de amor, caridad, compasión, etc... Se los relaciona con la debilidad, con la falta de integridad y aceptación de sí mismo, o simplemente se populariza la versión más burda y simple de ellos)... Veamos, por ejemplo, una pose social bastante popular entre los varones en épocas no muy lejanas: la veíamos en anuncios, películas y líderes sociales: un hombre con cara de póker, con su cigarrillo en la mano, su vaso de whisky, su costumbre de escupir sin que haya ninguna enfermedad o problema digestivo que le condicione a hacerlo... Sin embargo, nadie dice la verdad: que todos estos elementos evidencian su debilidad, su falta de aceptación, su dependencia, sus complejos de inferioridad que intenta ocultar tras una pose de estudiada autosuficiencia... Una vez que tenemos al "personaje" aquí descrito, este puede degenerar hasta el más atroz de los crímenes: puede acabar con sus propios hijos como el que arranca unas flores en el campo, porque quien no se estima y valora a sí mismo, siente el mismo desprecio por sus semejantes, empezando por los más cercanos.

Jesús María Bustelo Acevedo

jueves, mayo 28, 2015

No soy un cuerpo, soy libre



NO SOY UN CUERPO, SOY LIBRE

No soy un cuerpo, soy libre,
soy la verdad celestial,
más allá del bien y el mal,
para que perenne vibre
amorosa e inmortal.

No carne, espíritu soy,
y santo como la herencia
de la verdadera ciencia
de ese Dios adonde voy,
y entendimiento y conciencia.

La verdad del Universo
está en mi pecho converso,
sin prosa que me calibre
ni carne en que esté disperso...
No soy un cuerpo, ¡soy libre!

Jesús María Bustelo Acevedo

miércoles, mayo 20, 2015

Deseo de ser especial



DESEO DE SER ESPECIAL

Deseo de ser espacial,
perpetüarme en los átomos
como el alma de la vida;
deseo de todo el poder
sin ambición ni deseo,
de abrazar las infinitas
células del corazón
de Dios, por el Universo
perennemente esparcidas;
de que fluyan mis latidos
con la música celeste,
de ser tan sólo la vida,
sin forma ni condición,
y sin tiempo y sin espacio,
ni nombre ni nombradía;
sin religión ni fronteras,
sin especies ni desprecios,
y sin tierras prometidas...
¡Sin credo ni catecismo!
¡Sin duelo, sin dualidad...!
¡Sólo Amor, Ofrenda y Vida!

Jesús María Bustelo Acevedo

sábado, mayo 02, 2015

Un Curso de Mi Logro



UN CURSO DE MI LOGRO

Un curso de mi logro,
en el que muere el ogro
del miedo, ante el milagro
sin el que me malogro
y en el que me consagro.

El logro es que me alegro,
pues pleno me reintegro
a la Verdad, y emigro
de lo mundano y negro
a un Cielo sin peligro.

El Curso del Milagro
del Sol de cada día,
en que es el alma mía
el ángel libre y magro
que abraza la alegría.

Jesús María Bustelo Acevedo

domingo, abril 26, 2015

Limitaciones




"Mi Reino no es de este mundo"
 Jesús de Nazaret

El ser humano se habitúa a una realidad limitada, y allá donde no ve límites, lo que ve es su propio miedo; entonces, cuando percibe a alguien que no vive en esa realidad limitada, se le etiqueta de loco, excéntrico, insociable, enfermo o iluso: lógicamente al ver ese supuesto mal en el otro, se garantiza uno seguir viviendo en esa realidad de limitaciones, e incluso hacerlo con una falsa alegría: se siente uno "feliz" de hacer lo que todos hacen, decir lo que todos dicen, pensar como todos piensan, y a esto le llaman "ser sociable" (sin embargo, no sólo no es "ser sociable", sino que esto no es ni siquiera vivir verdaderamente, porque la vida es diversidad, como nos enseña la propia Naturaleza: no hay un iris en los ojos, o una huella de un dedo, igual a otra en todo el mundo). En resumen, una vez nos adaptamos a lo aprendido, culpabilizamos a quien no lo haga, y de esta forma nos garantizamos seguir interpretándonos en ese aprendizaje limitador (esto, en palabras de Jesús, es ver "la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio").

Vivimos con los límites que nos imponemos (otra cosa es que sea cierto que tenga que haber límites para estar en el mundo -y otra cosa también es el concepto de "dónde estamos en verdad", en el mundo o lejos del mundanal ruido-; seguramente tenga que haber límites para compartir y expresar lo que somos en el mundo, en la vida cotidiana, sin embargo esos límites no tienen por qué ser necesariamente los de aquellos que aspiran a vivir como clones y sin aceptación -aunque sean inocentes porque "no saben lo que hacen"-, con fe en una jerarquía y una autoridad que siempre está fuera de sí y nunca en sus corazones y en su libertad).
Vivimos con los límites que nos imponemos, y, sin embargo, no hay límites para la Vida, ni en el tiempo ni en el espacio. La verdad no tiene límites ni fronteras, ¿cómo las puede tener entonces la Vida, si la Vida es de verdad?

Jesus María Bustelo Acevedo